Buscar este blog

jueves, 31 de mayo de 2012

"CONVERSANDO CON LA LUNA": CICLO DE NOVELAS PRESENTADAS POR TV PERÚ

TV Perú presenta un ciclo de novelas con temática social protagonizadas por importantes actores como Carlos Cano y Gerardo Zamora.

Lima, 31 Mayo 2012, (El Informante).- Los televidentes tiene un motivo para sintonizar TV Perú a las 7 de la noche, ya que lleva a sus hogares “Conversando con la Luna”, un interesante ciclo de telenovelas cortas que mostrarán historias basadas en temas sociales de actualidad, propias de nuestra idiosincrasia.

Esta nueva propuesta de TV Perú, que se da después de varias décadas en la senda de las producciones de ficción, está compuesta por cuatro historias de cinco capítulos que presentarán situaciones realistas, cargadas de romance, humor y relaciones familiares, las cuales poseen un contenido educativo, cultural y de servicio, con la finalidad de que sirvan de herramienta de discusión al interior de la familia.

Los guiones fueron escritos y dirigidos por Eduardo Adrianzén, mientras que el tema de presentación “Cuéntame”, está interpretado por el reconocido cantante y compositor Gian Marco Zignago.

A través de estas interesantes historias podremos ver a actores de la talla de: Carlos Cano, Gerardo Zamora , Mari Pili Barreda, Ana María Jordán, Milagros López Arias, Gustavo Cerrón, entre otros destacados actores. Racismo y exclusión, maltrato en el núcleo familiar, trabajo informal y discapacidad son los temas que serán abordados en esta nueva producción nacional.

“Conversando con la Luna”, es la nueva propuesta de TV Perú que se transmite de lunes a viernes en el horario familiar de las 7 de la noche.

domingo, 20 de mayo de 2012

LA REINA DEL SUR: LOS ANTIHÉROES EN ACCIÓN

Lima, 20 Mayo 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante).- Van culminando varias producción nacionales e internacionales en nuestro país y a la que indudablemente, en breve, dedicaremos algunas líneas. Los números en el rating indican que "La que no podía amar" es la producción extranjera más vista, mientras la producción de O´Globo, "Pasiones" resulta interesante y grata por su curiosa trama y su buen nivel interpretativo. Por el lado de las producciones nacionales, "La Tyson, Corazón Rebelde", llega a sus capítulos cumbres pero va quedando relegada mucho más atrás de lo que se preveía por varios factores que comentaremos en algunos días, lo contrario resulta “Corazón de Fuego” que a pesar de sus altas y bajas, resulta una buena producción.

Pues bien, comencemos por la indiscutible triunfadora del verano que pasó, "La Reina del Sur", la producción dirigida por Walter Doehner, producida por RTI., Telemundo y Antena 3. La serie basada en la novela del mismo nombre de Arturo Pérez-Reverte ha sido un éxito indiscutible en muchas partes del mundo. El Perú tampoco fue ajeno a su interesante y atractiva trama. La telenovela fue grabada un 90% en España, y también en parte de México, Colombia, Marruecos y Estados Unidos.

En España la serie llegó en formato Prime Time, editada vilmente, a golpe de tijeretazo. Esto tuvo como consecuencia la crítica lapidaria a la que se unió el propio Arturo Pérez-Reverte quien calificó la producción como un bodrio total. Lo cierto es que el término "culebrón" (así llaman despectivamente en España a las telenovelas), les quedó chico.

LA HISTORIA

Teresa Mendoza (una sorprendente Kate del Castillo) es una chica muy humilde quien conoce a Raymundo "El Güero" Dávila, (Rafael Amaya), un agente infiltrado de la DEA, quien es aparentemente para Teresa un corredor de droga para el cártel de Sinaloa. Ambos viven un breve pero intenso romance. Cuando el "Güero" es descubierto y luego asesinado, Teresa se ve obligada a huir. Pide ayuda a Epifanio Vargas, (Humberto Zurita, en buena actuación), padrino de Dávila, quien la envía a Melilla, España para iniciar una vida nueva. Ahí trabaja en un bar y conoce a un hombre con el cual se relaciona íntimamente, Santiago López Fisterra, (Iván Sánchez). Él es un contrabandista de tabaco que tras un accidente de barco de alta velocidad provocado en parte por Driss Larbi, muere, pero Teresa sobrevive y es enviada a prisión. Allí conoce a Patty O’Farell, apodada "La Teniente", (muy bien Cristina Urgel), una mujer bisexual que se enamora de ella. Luego que ambas salen de la cárcel, inician un negocio de tráfico de drogas por el Estrecho de Gibraltar con negociantes rusos. Gracias a su gran habilidad con los números y a su innovación, Teresa logra forjar una "empresa" que se transforma en la más exitosa en el tráfico de drogas en el sur de España. Ella decide tomar las riendas de su destino y comienza a dirigir su propia organización. Mediante alianzas estratégicas y un agudo sentido para los negocios Teresa Mendoza “La Mexicana” controlará un negocio de distribución de drogas intercontinental como nunca se había visto. Sin embargo tanto éxito viene acompañado de un alto precio personal en el que Teresa vera empeñada su felicidad y su corazón. Teresa empieza una nueva relación con su contador, Teo Aljarafe, (Miguel de Miguel), aunque nunca llega a enamorarse. Al descubrir que él facilitaba información de sus negocios al gobierno, decide matarlo. Es entonces cuando se descubre que el “Güero” en realidad era un agente de la policía y que Epifanio lo había mandado matar, al igual que a ella. Entonces, Teresa regresa a México para hacerlo público y evitar que Vargas se vuelva presidente de ese país, pero no cuenta que Epifanio le sigue los pasos e intenta asesinarla, de la que ella se salva de milagro, entonces para evitar más “sorpresas”, decide adquirir una nueva identidad y desaparecer por un tiempo, hasta encontrar el momento adecuado para hacerle frente a su verdadero enemigo.

ACCÓN EFECTIVA Y NULO ROMANCE

La Reina del Sur”, es una serie que nos devuelve a las ya clásicas historias basadas en narcos, asesinatos, prostitución y drogas. Aquellos antihéroes, tantas veces criticados, pero tan efectivos en su contexto porque desde los tiempos de "policías y ladrones" y "malos contra buenos", el efecto ha sido positivo para aquellos televidentes que gustan de estas historias que, a la larga, constituye una alternativa a las trilladas historias de romances y tragedias tan características en series y telenovelas rosas.

La telenovela que en España se emitiera en una versión de 12 capítulos tildada como serie por las connotaciones negativas que producen este tipo de producciones, tiene como protagonista a una mujer que el destino convirtió en narcotraficante, que interesa por su atormentada vida que termina convertida en una antiheroína como pocas, esos personajes que son los grandes protagonistas, que no tienen que gustarnos y, de hecho, no deberían gustarnos, pero que terminan encantándonos.

Al igual que en "Sin tetas no hay paraíso", (Caracol-2006), nuevamente el narcotráfico forma parte importante de una trama, pero aquí el romance constituye un tema secundario para un relato que retrata el mundo de los cárteles de la droga que se apoderan del poder arrastrando a mujeres y hombres a un destino incierto donde las muertes y las grandes mercancías forman parte de su vida diaria.

Kate del Castillo logra una buena compenetración de su personaje gracias a la ayuda de un complejo guión que combina muy bien la acción con el drama. Una parte importante constituye los diálogos llenó de clichés y tópicos, propios del submundo de la delincuencia y la corruptela. El elenco, una combinación de actores españoles y mexicanos, no desentona. De todos ellos, Cristina Urgel como "La Teniente", luce tierna y vulnerable. El momento en que se desenvuelve como lesbiana y su muy lograda muerte, son muestras de su gran compenetración con el personaje. Otro que luce perfecto lo constituye un enorme Humberto “Albertico Limonta” Zurita quien tiene a su cargo el mejor papel desde que comenzó a participar en Telemundo.

La serie trata con mucho efectismo la vida de Teresa Mendoza, una belleza de Sinaloa, la cuna del cártel más sanguinario de México, el de “Juárez”. La muerte de Teo Aljarafe y la desaparición de la mejor amiga de Teresa son prueba de esa tendencia casi sangrienta que causa efecto en los televidentes que esperan alternativas agradables en este tipo de producciones.

Ahora bien, los flashbacks son indispensables para la concepción de la trama. La narración en off logró darle más valor y suspenso a la historia. Ese, "Si suena el teléfono, quiere decir que estoy muerto...corre Teresa, corre" da paso a una persecución y una “violación” cruda y pocas veces tratadas en producciones de este tipo.

Solo nos viene a la memoria la violación de "Celia (la recordada Ada Carrasco) perpetrada por "José Matta" (Luis Miranda) en "Hermanos Coraje" (TIM México- Panamericana Televisión-1972), un acto repulsivo y cruel que causó indignación entre los seguidores de aquella producción y atrapó audiencia pues era la violación de un jovencito sanguinario y cruel hacia una humilde campesina, cuarentona y humilde.

En “La Reina del Sur”, se recrea crudamente este tipo de escena con lo que, de arranque, observamos que la protagonista vivirá los más crueles tormentos y sufrirá crudamente al verse involucrada en el submundo del narcotráfico y la delincuencia.

Lo curioso es que la acción y las escenas violentas es lo que mueve el interés del público hacia esta producción. Las escenas de amor, son simples y casi fuera de contexto. Como la aparición de Cristian Tappan huyendo con Kate del Castillo sin rumbo. Salvo la famosa escena lésbica, que no solamente constituyó otro enganche más para la telenovela, sino sirvió para demostrar lo buena que es Cristina Urgel como actriz. Dicho sea de paso, esta escena nunca se vio en México, debido a que se censuró a lo que la actriz, Kate del Castillo, publicó en su Twitter: "No a la censura".

Con todo, no fue una novela que rompió con los cánones propios de este género. Ya antes en Colombia han producido este tipo de temas, toda vez que el narcotráfico es una realidad que no se puede tapar con un dedo. Esto ha traído como consecuencia la proliferación de antiheroínas y antihéroes que han pasado a la posteridad gracias a la magia de la televisión. En el Perú tuvimos nosotros a un personaje, cuyo delito difiere a lo que tratamos, pero tiene el prototipo de ser calificado como "tristemente célebre". Ese fue el famoso "Caligula" protagonista de una buena producción nacional de Luis Llosa, "Caligula, el ángel vengador" (Frecuencia Latina-1993) y que tuvo buena sintonía en nuestro país.

Eso sí, es la primera vez que hablamos de una mujer narco, envuelta en corruptelas políticas y dinero manchado con sangre, dentro del mundo del narcotráfico, donde si uno comete algún acto de traición, tiene su venganza respectiva. Es así que el cártel comandado por "Teresa Mendoza" mata por venganza, engaña al gobierno y somete a la policía.

En suma, "La Reina del Sur" constituyó una alternativa agradable que tiene que ver con la realidad, algo del que no podemos escapar y aunque el narcotráfico fue tratado con éxito a partir de la clásica "Sin tetas no hay paraíso", (Caracol-2006), sin duda la historia de “Teresa Mendoza” resultó más que agradable por su contexto y sus efectivas escenas. Aquí simplemente el romance pasó a un segundo plano. A estas alturas hablar de un deficiente sonido y un inapropiado doblaje de algunos actores, está demás porque la telenovela atrapó y captó adeptos. Aquellos que prenden su televisor y sólo quieren entretenimiento y nada más. A ese tipo de público, mayoritario, quiéranlo o no, hay que saber respetarlos.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com